Inmuebles: compras en efectivo

La AFIP analiza proyecto para efectuar retenciones, en el caso de transacciones en efectivo, a cuenta de estos impuestos.

La AFIP estudia un proyecto de régimen de retención del impuesto a las Ganancias y los Bienes Personales para las transferencias de inmuebles realizadas en efectivo.

De acuerdo con la iniciativa, cualquier operación de compraventa por encima de $1.050.000 -que es el piso de Bienes Personales-, quedaría afectada por la retención a cuenta de los impuestos y, en el caso de no corresponder, se devolvería el dinero. El objetivo es que las transacciones se realicen por transferencia bancaria.

Si bien en la entidad a cargo de Leandro Cuccioli no hablan de porcentajes, fuentes al tanto del proyecto señalaron a La Nación que a cuenta de Bienes Personales se retendría el 1 por ciento y por Ganancias el 2 por ciento. 

"La gran mayoría de las partes que intervienen en una operación son personas que no están inscriptas en bienes personales o empleados en relación de dependencia que pagan muy poco de Ganancias. A ellos se les retendrían u$s3000 o u$s4000 por 10 meses porque si tienen que pagarlos recién sería en el siguiente ejercicio", explicaron al matutino fuentes del sector inmobiliario.

"La mayoría de las operaciones son de compraventa de viviendas y están por debajo de esta cifra así que se les retendría Bienes Personales a gente por un impuesto que no tienen que pagar", agregaron.

Desde el Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires, señalaron: "cualquier medida que incremente la presión impositiva retrasa y entorpece el consumo y, por añadidura, las operaciones que nos involucran en nuestro carácter de escribanos". "El país está en un período de estancamiento, colocar más impuestos a las transacciones sólo puede empeorar la situación", afirmaron.

Según ellos, la carga impositiva de la transferencia inmobiliaria " ya es muy grande". "Entre los impuestos nacionales, provinciales, municipales y las propias deudas devengadas por los inmuebles que son retenidas en las escrituras, resulta imposible intentar extraer más recursos de este sector".

Desde la AFIP aclararon que "la medida se toma porque, cuando hace varios años se permitió comprar en efectivo inmuebles, todavía las transferencias electrónicas eran complejas y costosas. Esos inconvenientes en estos últimos años se subsanaron, dado que el Banco Central las transformó en gratuitas y la AFIP promovió que no tengan que pagar el impuesto a los débitos y créditos en cuenta corriente. Por lo tanto, el pago electrónico no trae un costo adicional a la operación", señalaron.

"Si, por ejemplo, comprás un departamento por u$s70.000 va a seguir valiendo u$s70.000. Si ya se paga el impuesto, se va a estar devolviendo el monto de manera inmediata y, si no sos contribuyente, va a haber un mecanismo por el cual se te va a devolver", aclararon desde el fisco nacional.

Fuente: IProfesional

Boletín de noticias

Suscribíte a nuestro Boletín de noticias

¡Quedemos conectados!