Cooperativas en acción

Lana de oveja, pelo de chivo y cerezas del sur y jugos del litoral serán exportados a Turquía, China y Holanda.

Cooperativas en acción

Las cooperativas Lanera Trelew, la de Productores Integrados de cerezas del valle inferior y la Agropecuaria San Francisco, Corrientes, lograron contratos para la exportación de sus productos a Turquía, China y Holanda.

La entidad lanera, exportará en los primeros días del año, 50.000 kilos de lana de oveja y pelo de chivo, tratados en la planta, en la que se desempeñan 32 trabajadores. Marcelo Jodar, presidente de la entidad explicó que “logramos un contrato con una empresa turca para hacer exportación de pelo de chivo y tops de lana de oveja, tanto puede ser el pelo lavado o enfardado sucio, y el top de lana en sucio o con el proceso de lavado y peinado que hacemos en la cooperativa”.

Por su parte, viajarán a China aproximadamente unas 160 toneladas, de cerezas provenientes de establecimientos productivos de las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut. "Estamos gratamente sorprendidos con la rapidez que se implementó el protocolo, que nos permite realizar el primer embarque a China casi de inmediato y al cierre de la temporada de cosecha, que para nuestro caso es muy provechoso porque complementa y amplía la línea exportadora a Estados Unidos y Hong Kong", explicó Walter Domínguez, asesor técnico de la cooperativa Productores Integrados de cerezas del valle inferior del río Chubut, que agrupa a 12 productores de Dolavon, 28 de Julio, Gaiman y Trelew.

Los primeros contenedores que se llenarán en el resguardo fitosanitario del depósito aduanero de Centenario, se trasladarán por tierra hasta el puerto chileno en Valparaíso y desde allí hacia el país asiático.

La Cooperativa de Transformación y Comercialización Agropecuaria San Francisco, ubicada en la localidad correntina de Monte Caseros, despachó ya los primeros tres contenedores de jugos concentrados con destino a Holanda. La entidad había obtenido la habilitación de aduana en planta para la exportación de su producción de frutas frescas e industrializadas, paso que implica significativas ventajas en tiempo, costos y cuidado de la mercadería que se comercializa en los exigentes mercados internacionales.

Aduana en planta significa que se cargan en el lugar los contenedores con los controles de rigor, se precintan y desde allí salen directo a los barcos con el destino previsto. Esto implica la agilización de los tiempos de despacho y un mayor cuidado de la mercadería, y como resultado de ello, la reducción en los costos de exportación.

Fuente: INAES