La aplicación de multas en los consorcios

  • 1164

En los edificios con espacios de esparcimiento se deben establecer reglas para el uso de los amenities y penalidades en caso de infringirlas.

Cada día se construyen nuevos edificios dotados de espacios comunes dedicados al esparcimiento y la práctica de deportes tales como piscinas, canchas de tenis o paddle, gimnasio, jaula de golf, sauna; en otras torres se les suman los estacionamientos de cortesía, e incluso el servicio de mucamas. A este tipo de edificios se los denomina “amenities”, palabra que en inglés significa que brinda confort al usuario.

Dado que estos edificios no son los estándares a los que estábamos acostumbrados, para su funcionamiento se establecen normas en los Reglamentos de Copropiedad o en los Reglamentos Internos, los que deben estar inscriptos en el Registro de la Propiedad Inmueble y ser redactados con seriedad y conocimiento sobre el tema, porque de ello dependerá la convivencia dentro de los mismos.

Como se trata de un espacio donde van a interactuar seres humanos, es imprescindible establecer reglas para el uso de los amenities y penalidades en caso de infringirlas.

No voy a exponer sobre la legalidad relativa a la aplicación de sanciones, que es un tema netamente jurídico. Simplemente se abordará el tema a partir de la necesidad del administrador del consorcio de tomar conocimiento con esta temática de estos emprendimientos nuevos, pero visto desde el área contable.

Para comenzar diremos que el Reglamento de copropiedad o el Reglamento interno deben detallar bien cuáles son las áreas de amenities, la forma en que podrán utilizarse, los horarios y de qué manera deben quedar luego de ser utilizadas.

Podemos clasificar los amenities en:

  • Sin costo para los propietarios que lo utilicen.
  • Con costo para aquellos que lo utilicen.

Las multas también van a estar establecidas en los Reglamentos. De no estarlo, se deberá facultar a la asamblea para establecer el monto que se aplicará y la actualización de valores en función del paso del tiempo y del aumento de los precios.

Generalmente existen dos tipos de sanciones:

1. Suspensiones temporarias en el servicio en el cual se registró la falta.

2. De índole pecuniario, que es donde se establece un valor monetario cuyo valor de referencia es una unidad de medida o módulo a aplicar.

Las multas se aplicarán por el mal uso de algún servicio ó por realizar lo que no se debe. Es conveniente que los propietarios tengan a su disposición un libro para anotar todas las quejas ó sugerencias que serán verificadas por la Administración y en algunas ocasiones también por el Consejo de Administración, de las cuales puede surgir las multas a aplicar.



Vea noticias similares en IPS Consorcios / Temas prácticos.

Fuente: Liliana M. Corzo

Boletín de noticias

Suscribíte a nuestro Boletín de noticias

¡Quedemos conectados!