Cruce de información. Ventas omitidas

La Justicia convalida el accionar de la AFIP basado en el cruce de información de sus bases de datos.

Cruce de información. Ventas omitidas

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal determinó que, como argumentó la AFIP, los excesos de depósitos bancarios presumen la existencia de ventas omitidas y que es el contribuyente quien debe demostrar que los depósitos no tuvieron su origen en ventas no declaradas.

Con esta argumentación la Cámara revocó la sentencia del Tribunal Fiscal que había hecho lugar a la impugnación de la contribuyente en la causa “Musso, Elida Angela c/DGI”.

Los hechos

La AFIP, luego del cruce de información de sus bases de datos, detectó que la contribuyente tenía depósitos bancarios por una suma mucho mayor que la obtenida por sus ventas declaradas y consideró estos excesos de depósitos bancarios producto de presuntas ventas omitidas, incidiendo así en el IVA y en el Impuesto a las Ganancias.

Luego de las acciones de la contribuyente, la Sala C del Tribunal Fiscal de la Nación revocó las resoluciones de la AFIP y sostuvo que los movimientos de las cuentas bancarias no constituían una presunción legal sino un indicio simple que, como tal, requería de su complementación con otros elementos probatorios para llegar a un resultado que fuera una razonada derivación de ellos.

Tras este fallo y la apelación de los funcionarios del organismo, la Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal revocó la sentencia del Tribunal Fiscal e hizo lugar a la pretensión del Fisco.

En su fallo, la Cámara sostuvo que frente a la presunción cierta de un exceso de depósitos con relación a las ventas declaradas, era el contribuyente quién debía demostrar la veracidad de las operaciones.

En este sentido, agregó que no obstante la requisitoria fiscal, el contribuyente no solo no presentó los Libros de IVA Compras e IVA Ventas con su correspondiente documentación respaldatoria y extractos bancarios, sino que tampoco aportó documentación alguna que acreditase fehacientemente el origen de las sumas depositadas en sus cuentas bancarias y las razones que motivaron su marginación en el IVA y en el Impuesto a las Ganancias.

Por último, reiteró el criterio que sostiene que las resoluciones emanadas de la AFIP gozan de presunción de legitimidad, por lo que no resultaba fundado admitir que el accionar del Fisco respondiera a un obrar injustificado o abusivo.

Fuente: AFIP